Influencers, trendsetters y embajadores de marca

visionarios

En ocasiones solemos confundir estos tres términos, y no es casualidad, porque al final todos comparten un mismo objetivo: provocar una reacción (de compra) en el consumidor. En este post intentaré ofrecer una serie de referencias que pueden ayudar a detectar estas personalidades. El fenómeno se puede resumir en estas preguntas: ¿A quién seguir? ¿Qué personalidades son relevantes a la hora de marcar una tendencia de consumo? ¿Qué o quiénes pueden influir en las opiniones y decisiones del cliente potencial?

Influencers y Trendsetters

Se nos cuelan otros dos anglicismos más en nuestro día a día, y no es que éstos no tengan una traducción específica al castellano, es más bien que es más cool y suenan mucho mejor los palabros relativos al marketing en inglés: Los Influencers (que parece un nombre para superhéroes con superpoderes) vienen a ser unos individuos con el suficiente carisma, como para influir en las decisiones de compra de otros, siendo éstos últimos potenciales consumidores de un producto o servicio. Los Influencers son personalidades destacadas, reconocidas en su campo, distinguidas y su esfuerzo de persuasión para conseguir los objetivos de la marca, es natural o al menos lo parece. Todo lo que visten, lo que comen, lo que usan, lo que leen o escuchan alcanza un valor mejorado, dejando intuir que el producto o servicio promocionado, es una elección propia realizada desde su criterio, de ahí su eficacia de convencimiento para la venta.

trendsetters

Por su parte, los Trendsetters son esa élite visionaria, que a través de una sensibilidad especial a la hora de elegir cualquier cosa, gadget, prenda, alimento, lectura etc. propicia que nazcan una serie de tendencias a adoptar por el resto de la masa y por consiguiente un aluvión de followers en redes sociales. Estas personalidades no siguen las tendencias, las generan.

Los Embajadores de marca pueden ser fácilmente reconocibles si lo ilustramos con la figura de Isabel Preysler y su matrimonio con Porcelanosa que dura ya mas de 35 años. La marca es representada por una personalidad relevante, se dan prestigio mutuo y conviven en una relación de simbiosis de popularidad comercial.

Un ejemplo curioso el listado de embajadores de la Marca España de 2013 (a falta de encontrar los de 2014) donde personalidades como Antonio Banderas, o Fernando Alonso se mezclan empresarios y cocineros como José Andrés.

Centrándonos un poco mas en la volatilidad del fenómeno influencer, veamos un par de ejemplos que se dan en nuestro país y me han parecido interesantes para ilustrar el término:

Josef Arjam: Con seguidores fieles y con haters más fieles aun, no se puede negar que el fenómeno tatuado, ha pegado muy fuerte en nuestro país. Trader, escritor y deportista extremo, Arjam ha conseguido crear una marca exitosa que no deja indiferente: Where is the limit. Marcas como Polar, Isostar o Buff están detrás de él. Sus números en Redes Sociales lo avalan:

josefarjamstats

Pantallazo de una foto de Josef Arjam subida a su perfil de IG

Su última locura: invitar a dos desconocidos que le dieran motivos suficientes a su propia boda en Ibiza, a través de una campaña de Social Media.

Gala González: Aunque tenga residencia en Londres, lo de esta chica me tiene súper desconcertada: Ego Blogger, diseñadora, modelo y Dj. ¡Vale para todo! En su blog Amlul podemos verla vestida con las mejores marcas, en los lugares mas in y en las front row de todos los desfiles ¿Cómo lo ha conseguido? Su estilo a la hora de coordinar ropa ha hecho que seguidores de todo el mundo la contemplen y envidien a partes iguales mientras ella se deja. ¡Ah! También es sobrina del diseñador Adolfo Domínguez.

Cuando hablamos de influencers generalmente describimos personas o personalidades relevantes con poder de influir en otros, pero esa misma facultad la podemos encontrar en numerosos barrios o ciudades que con su idiosincrasia, o diferencia se convierten en referencia de lo que allí acontece a nivel mundial:

El ejemplo de Williamsburg

Cruzar el puente de Brooklyn y no pasear por Williamsburg es perderse el barrio más hipster de New York. Fábricas reconvertidas en tiendas de segunda mano y en hoteles de diseño trash, librerías de viejo, supermercados orgánicos, cafés vintage, zonas verdes, tiendas de vinilos, bicicletas y mucho más. Williamsburg es también un foco de consumo elitista, de hedonistas que valoran lo bello y de artistas que prefieren huir de la jaula de cristal y asfalto que es Manhattan. Allí lo tienen todo: competitivos precios de alquiler, mejor calidad de vida y la sensación de pertenecer a una comunidad pequeña. Esta tendencia de vivir en la ciudad sin vivir en ella, se ha extendido hasta tal punto que lo verdaderamente in es mudarse a Brooklyn y mirar desde la otra orilla y por encima del hombro, a la Gran Manzana.

wiliamsburg

Williamsburg como alternativa hipster a Manhattan

Otros barrios a los que no perder la pista y que he tenido el placer de conocer además de Williamsburg y los españoles Malasaña en Madrid y Grácia en Bcn, son Kallio en Helsinki, Beyoglu en Estambul, Sodermalm en Estocolmo y Kreuzberg en Berlin. Todos ellos recomendables 100%

La capacidad de generar tendencias de consumo se puede detectar en otros muchos contextos que son propicios para influir en otros modelos posteriores. Tomemos el caso de festivales de música como Coachella o Glastonbury donde lo que menos importa es la música. La cantidad de gente que acude en masa a estos festivales, ha generado una gran eclosión de tendencias de moda sin precedentes dando como resultado el Look Festivalero. Grandes marcas como TopShop o Urban Outffiters ya incluyen en sus colecciones de temporada ítems pensados en exclusiva para estos eventos. Actrices, actores, personalidades y personajes del papel couche como Jared Leto, Kristen Steward o Sienna Miller, nos regalan instantáneas con looks inspiradoras cada verano. Las marcas quieren tener presencia en ese cocedero hippie-chic donde se disparan miles de selfies a cada segundo y no dudan en pagar lo que haga falta.

Aquí en casa, marcas como MOVISTAR han aprovechado el tirón comercial de la palabra, para crear una plataforma con el nombre de MOVISTAR INFLUENCERS, donde sus clientes suman bonificaciones por animar y convencer  a otros para hacerse de la compañía. Y otro caso más: empresas como AUGURE se dedican a asesorar a marcas de que Influencers rodearse.

Pero encontramos influencers en todos los campos y en todos los ámbitos: Deportes, gastronomía, lifestyle o decoración pero sobre se han popularizado en blogs. “Influencers es también un mini-documental que me ha gustado mucho y que da un repaso a influencers históricos como Paul Newman o Marilyn profundizando de una manera mucho mas global en este término:

El fenómeno influencer no para de bombear oportunidades en el mercado, pero es decisión nuestra estar al tanto para no perdernos detalle.

Y tú ¿A quienes consideras influencers de referencia o trendsetters imprescindibles a los que es obligado seguir? ¿O más bien eres de los que circula a su aire y genera tendencia a su paso? ¿Me lo cuentas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


six + = 10

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>